Buscando un refugio

Buscar el anonimato en la Red es una pretensión tan ambiciosa como absurda, pero las ilusiones nos ayudan a sobrellevar mejor los aspectos más intolerables de la realidad. Y a mi la falta de intimidad, por momentos, se me antoja un precio demasiado alto a pagar por vivir en la era de la hiperconectividad. 

Tras un obligado paréntesis, vuelvo a retomar mi más antiguo vicio: la escritura. Desde el refugio que inauguro hoy arrojaré mis pensamientos al océano del ciberespacio. Mi secreta esperanza: que algún día lleguen a ti. Mi batalla más feroz: contra el tiempo. Y aunque es una batalla perdida, la libraré hasta el final de mis días, con cada palabra vertida, con cada beso robado y con cada atardecer que contemplen mis ojos.

Mientras el destino me lo conceda, como dice la canción, continuaré escribiendo… para ti.