Juego de tronos

Parece que ya sí. Parece que por fin los políticos se hacen eco del mensaje de la ciudadanía. Han tomado nota del resultado de las elecciones y esta vez, han aprendido la lección:

El PSOE ha comprendido que lo que nos preocupa es si habrá congreso o primarias. Se han dado cuenta de que el motivo de nuestro malestar y nuestra indignación es que no teníamos claro si el reparto de poder lo iban a arreglar a dedo o mediante el voto de la militancia. Seguro que ahora que de verdad han sintonizado con lo que nos preocupa y nos afecta en nuestro día a día, con esas luchas internas que nos quitan el sueño por las noches, les va a ir mucho mejor…

El PP es aún más elegante. Ha reconocido que tiene un problema y se ha puesto manos a la obra para solucionarlo. Nada de echar balones fuera ni de desprestigiar al contrincante. Nada de mirar hacia otro lado. No, señor, el PP asume sus responsabilidades y lava lo que tenga que lavar, sobre todo si es dinero. Sigue haciendo un ejercicio continuo de autocrítica, transparencia y ejemplaridad, sobre todo si se trata de cuentas en Suiza, regalos y sobres. Nos ha quedado todo muy claro, salvo alguna cosa.

Pero lo que más nos importa a todos, y eso sí que lo han comprendido los dos grandes partidos, es que no se rompa el bipartidismo. Esa es nuestra gran preocupación. Para muestra, las portadas de los periódicos nacionales de hoy:

Imagen

ImagenImagen

 

 

Imagen

Imagen

 

Uy! Entre las noticias que de verdad nos importan se ha colado una de una guerrilla… será un error, una noticia de otro país, de esos que están gobernados por políticos corruptos y maleantes que viven de espaldas al pueblo que se muere de hambre y de sed de justicia.

Agridulce

Parece que en España, y es una tendencia generalizada en Europa, se está rompiendo el bipartidismo. La irrupción de Podemos y el aumento progresivo de otras fuerzas da esperanzas de cambio.

Pero la derecha sigue ganando en Europa. La austeridad selectiva sigue manteniendo su hegemonía, y por si fuera poco, nuevas fuerzas ultraderechistas se van colando, cada vez con una representación más importante, en los parlamentos.

Se cumplen mis esperanzas sólo a medias, pero junto a ellas se encuentra agazapada la sombra de un viejo temor, y de vez en cuando asoma la cabeza, sonríe y saca la lengua.

Hitler también fue elegido democráticamente. También tras una gran crisis económica…

 

Dos deseos

  1. Que la derecha deje de ser mayoría en Europa.
  2. Que los partidos pequeños decentes tengan una representación suficiente para influir en las decisiones importantes.

Es curioso como hasta los deseos se ajustan a lo que creemos es la realidad. Ya ni en deseos se permite una apuntar alto.

Para el 25 de mayo, desde el sur, con esperanza.