Girando sobre otro eje

A veces la vida se dilata, como el tiempo, y a veces se condensa tanto que cuesta creer que todo esté sucediendo a la vez. Pero esa es una de las reglas del juego, y parece ser que ahora es nuestro turno “como éramos pocos parió la abuela”. Y está siendo un parto largo.

Las complicaciones y los cúmulos de despropósitos, lejos de solventarse, se acumulan; la incertidumbre se prolonga y la resistencia de nuestra paciencia y nuestra salud mental se pone a prueba.

Hablo en plural porque ésta es una batalla compartida. En medio de la injusticia, la frustración y la impotencia, hay un ser que crece, que se hace fuerte ante la adversidad y sonríe ante la visión de la nueva etapa que se abre ante él.

Atrás quedan mañanas de estrés, tardes de encierro y noches de un solo baile. Lo que nos depare a los tres el futuro sólo los dioses lo saben. El presente parece un huracán tomando fuerza, a punto de estrellarse contra algún lugar habitado, pero en su centro brilla un precioso Sol de verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s