Gaza tonight

Supongo que el optimismo no consiste en permanecer incrédulos ante la crueldad del mundo, sino en confiar en que el algún momento la humanidad vaya hacia adelante en vez de hacia atrás.

“¿Cómo es posible que después de lo que ellos sufrieron estén haciendo lo mismo al pueblo palestino?”, se preguntan algunos, incrédulos ante lo que ven sus ojos en los telediarios.

Yo recuerdo el dicho “Nunca pidas a quien pidió ni sirvas a quien sirvió“, qué maravilla que el refranero popular tenga salidas para todo. Aunque en realidad lo que pienso es que el ser humano es básicamente el mismo, y la raza, la religión, incluso la cultura, aportan pequeños matices, insignificantes e insuficientes para explicar el comportamiento, por mucho que nos gustaría darle la exclusividad de la barbarie a los nazis, a los terroristas o los psicópatas.

El ser humano es capaz de las mayores atrocidades y de los actos más heroicos. Necesita su egoísmo para sobrevivir como individuo y su solidaridad para perdurar como especie. Y lo que inclina la balanza, a nuestro pesar, rara vez es la singularidad de nuestra personalidad o nuestro sistema moral. Depende mucho más del contexto. Salvo muy honrosas excepciones, bastante desadaptativas por otro lado, la mayor parte de nosotros, ante ciertas circunstancias, respondemos de la misma forma (haciendo daño, torturando, o lo que toque). Los experimentos de Milgram demostraron la universalidad del efecto de autoridad, que es sólo uno de los factores implicados en ese tipo de actos.

Hoy es el ejército israelí, en Gaza, el que está masacrando a la población civil. Y a muchas personas nos parece especialmente espeluznante por el desequilibrio de fuerzas, por la desproporción de la violencia y por la injusticia de pagar con generaciones de sufrimiento el pecado de haber nacido en la tierra equivocada.

Es un genocidio, sin duda, pero la guerra, cualquier otra guerra, no es mucho más justa, ni siquiera un poco más amable. Por las víctimas de este genocidio, y de todas las guerras, va esta entrada y esta canción (mirad la fecha), y con ellas, la esperanza de que pronto podamos tomar impulso desde lo más profundo de nuestra vergüenza y avancemos hacia una especie más evolucionada, que al menos no se extermine a sí misma:

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s