K.O.

No tengo fuerzas ni para devolver el golpe. Aturdida, cansada de correr buscando una salida mientras las puertas se cierran a mi paso. Ni siquiera me alcanza la energía para encadenar palabras. Miro al escalar que aún vive tras la matanza como si su sola existencia pudiera infundirme ánimos. No lo consigue. Al contrario, me hace presagiar otra mala noticia.

Sólo un milagro podría sacarnos de esta espiral que cada vez gira más rápido y nos adentra un poco más en el vacío. La última vez que necesité un milagro, sencillamente ocurrió. Presiento que ya tengo el cupo cubierto hasta mi otra vida.

¿En qué podría reencarnarme en mi próxima vida? Doy por hecho que de avanzar en el karma y cumplir misiones en esta vida, poco, así que más bien tendría que mirar hacia abajo en la cadena animal. ¿Hay algún bicho en el que no me importaría convertirme?.

Uhmm ¡ya lo tengo! En una mosquita Anópheles que fuera directa al cuello de aquellos que desde el 2 de abril de 2014 me han engañado, mentido, extorsionado, y de aquellos que con su inoperancia y desidia en su trabajo han contribuido a que los mafiosos estafadores se salgan con la suya y a que dos ciudadanas humildes nos convirtamos en nuevas víctimas de un sistema podrido diseñado a medida de los poderosos y los tramposos. Sí, eso pondría algo de justicia en este despropósito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s