Canción de mar

Conozco a alguien que llegará a donde quiera. Literalmente. Y quiere llegar muy alto. Mientras tenga un soplo de vida, sé que irá consiguiendo sus objetivos, uno a uno. Metas trazadas con precisión, seguidas con meticulosidad y perseverancia. Sé que lo conseguirá porque nada de lo que suceda a su alrededor podrá desviar su atención más de lo estrictamente necesario. Una cualidad admirable si se admira desde la distancia, pero que puede llegar a resultar letal si te acercas demasiado, como la fuerza del mar embravecido.

Quizás lo más complejo de esta vida sea encontrar los equilibrios. O mejor dicho, mantenerlos. Y entre los equilibrios, el del sacrificio. El que acompaña al autocontrol y a la madurez, tan necesario para estudiar un examen como para seguir una dieta.

Tan contrario a la vida.

¿Hacia dónde se inclina tu balanza?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s