Unicornio Azul

Ayer el universo se re-equilibró. Yo perdí mi unicornio azul y con eso (espero) quedamos en tablas. Puestos a perder, mejor perder un unicornio que la cabeza, o cualquier otro bien más necesario, más mundano.

No necesitamos unicornios para respirar, ni para comer, ni siquiera para amar. Los unicornios, como todo el mundo sabe, no pertenecen a este mundo. Ellos habitan en un lugar lejano, más ligero y más luminoso que éste, donde los sueños son posibles.

Desde que se fue, mis pies parecen mucho más pegados al suelo. Es una sensación extraña para mi, como si me hubieran robado el polvo de hadas que necesito para volar.

Puestos a perder, mejor perder algo que nunca se ha tenido. O no. Entonces recuerdo los seminarios de duelo, que hablan de elaborar pérdidas de personas, de cosas, de situaciones o de oportunidades. Ohhh… Va a ser que duele igual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s