37

Llegaron lentamente, dejándose divisar en la lejanía. Acabamos de encontrarnos, pero parece que nos conociéramos de toda la vida. No sé cuándo empecé a mentalizarme de que llegarían, pero lo hice con tanta antelación y tan diligentemente que cuando al fin me alcanzaron he tenido que recurrir al calendario para no ponerme un año más.

Ayer lo celebré con una barbacoa íntima. Al final no tan íntima como planeaba, pero muy alejada de las fiestas que solía dar años atrás, en la que no tenía ningún pudor en añadir invitados a la lista ni licores a la sangría. Algunas mezclas resultaban ser demasiado explosivas, pero también nos dejaron momentos que para el recuerdo y para los que allí estábamos quedan 😀 😀 😀

La de ayer fue una celebración diferente a las de antaño, no por falta de mezcla, que alguna hubo, sino porque por primera vez en vez de personas llegaban familias. Hubo parejas, hermanos, primos, bebés, perros, adolescentes, y futuras mamás. Hubiéramos hecho las delicias del Foro de la Familia.

Ella me ha dado hace unas horas mi “regalo simbólico”, media cuartilla manuscrita, algo a medias entre una nota y una carta. Escrita con una letra minúscula y concentrada, tan indescifrable y profunda como Ella.

Al final de la nota-carta, en letras mayúsculas, para asegurarse de que esa parte la entendiera bien, una promesa en forma de vale, una escapada romántica. La ciudad elegida, Granada.

Quizás una carta romántica sea lo único que le he pedido y que no me había regalado. Quizás Granada sea para mi la ciudad más bonita y mágica del mundo. Fue uno de los primeros lugares a donde viajamos juntas y a los que nos encanta volver siempre que tenemos ocasión.

Quizás éste no vaya a ser un año tan malo, al fin y al cabo.

Pronto celebraremos 9 años juntas. Con más idas y venidas de las que me gustaría admitir. Con una situación de fondo, dejémosla en… complicada. Y se me sigue encogiendo el corazón al leer sus palabras de amor.

La vida no suele ser como la imaginas. Lo temporal se vuelve eterno y lo que crees que durará desaparece antes de que te des cuenta. A veces no consigues lo que te propones y cuando lo consigues no suele ser tampoco como pensabas.

Y de pronto te das cuenta de que tus preocupaciones, lo que pensabas que sería y no fue, o fue diferente, tus miedos, tus aventuras, tus fiestas de cumpleaños, no son otra cosa que tu vida pasando, y comprendes lo poco que importan la mayoría de las cosas que alguna vez te han quitado el sueño y que en realidad no lo has pasado tan mal por el camino, que has tenido muchos y muy buenos momentos, y te sientes afortunada por poder compartir otro año más con aquellos a quienes quieres.

Anuncios

2 pensamientos en “37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s