Quiero estar contigo

Aunque me incorpore un poco tarde a la polémica, no he podido dejar pasar la tentación de opinar acerca de si es mejor estar “soltera pero contigo” o “sólo contigo” o “soltera y punto“.

Vaya por delante que la carta de Isabelle Tessier me parece una declaración de intenciones bastante normal y me sigue pareciendo un misterio que haya tenido la repercusión mediática que ha tenido y que aún siga coleando en las redes sociales. Debe ser que aún nos queda mucho por avanzar como sociedad y semejante reactividad obedece a la falta de tolerancia hacia la forma de amar y de entender la vida de los otros. Como si cualquier variación de la supuesta norma constituyera una amenaza para nuestra forma de vida.

Desde el respeto absoluto a los modos ajenos de entender el amor y la felicidad en pareja y/o en soltería, comparto mi visión particular del asunto.

Para mi, en lo relativo al amor, el estado ideal es la pareja. Gracias a Dios y a lo poco de coherencia que aún me queda, porque si pensara que es la soltería tendría un pequeño problema de identidad, teniendo en cuenta que me he pasado 14 de los 15 últimos años de mi vida en pareja.

Dicho lo cual, llega el momento de incorporar los matices. Pareja sí, pero no a cualquier precio. Pareja sí, mientras merezca la pena. Y por supuesto, la soltería también tiene sus ventajas. Desde mi punto de vista, sólo dos y muy relacionadas, pero son claves.

La primera, la diversidad. Cuando estás soltera, puedes irte a la cama sola, irte cada noche con una persona distinta, o simplemente no irte a dormir. El misterio, la incertidumbre, la emoción y la aventura, pueden formar parte de tu vida en el momento en el que decides salir una noche o conocer a alguien. Y es ahí donde aparece para mi la segunda ventaja de la soltería, en las infinitas posibilidades que tienes todavía ante ti.

Normalmente la vida en pareja implica altas dosis de estabilidad y predictibilidad. Lo cual resulta al mismo tiempo un colchón de seguridad y un alambre de púas para nuestra salud mental.

Hay quien encuentra salidas intermedias a la disyuntiva, a través de la introducción de terceros en la relación, ya sea de manera consensuada con el otro o a sus espaldas. Hasta el momento, no ha sido mi caso.

Contemplado el precio de la exclusividad y de la certidumbre que conlleva el billete de la vida en pareja, para la que suscribe, todo lo demás, son ventajas. Claro que para eso es necesario haber hecho una buena elección y lo que resulta aún más importante, y desde luego mucho más difícil, mantener un cuidado mínimo pero constante del otro y de la relación.

Vivir en pareja no significa para mi renunciar a la individualidad o a la libertad. No quiero privarte de tus amigos, de tu familia, de tus aficiones. Tampoco yo renunciaré a las mías. No necesitaré saber en todo momento dónde estás, ni te diré siempre dónde estoy yo. No te diré la ropa que te tienes que poner o a quién tienes que mirar. Tampoco te haré caso si tú me lo dices a mi. No te impondré toque de queda cuando salgas sola ni dejaré que me lo impongas a mi.

No porque no me encante compartir el tiempo contigo o contártelo (casi) todo. No porque me de igual dónde estés o cómo mires a otras.

Simplemente porque por encima de todo, quiero que seas una persona libre y serlo yo. Quiero que sientas toda la libertad del mundo para ir a donde quieras o para mirar o tontear con quien quieras, y descubrir que cada día vuelves a casa y me eliges a mi. Me gusta saberme libre y besarte sólo a ti.

Porque no podemos saber qué pasará mañana, ni osaremos imponer promesas al futuro, entre tú y yo hay un pacto: hoy, quiero estar contigo.

Pero ese es nuestro pacto. Vale para nosotras y con eso basta. No es necesario exportarlo a ninguna otra relación. Ni siquiera es necesario que dure para siempre entre nosotras. Porque el amor es un misterio que cada cual entiende como quiere o como puede. Y, si somos afortunados, tendremos la oportunidad de vivirlo y construirlo junto a otra persona. Y como diría uno de los grandes mitos de la música española, lo que opinen los demás, está de más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s