Círculos malditos

La noche del viernes el terrorismo asestó un duro golpe en París. El fanatismo, la sinrazón y el odio de los que creen que nada tienen que perder, atacó en el corazón de Europa, en la ciudad de las luces y del amor, donde una vez triunfaron, también a base de sangre, los valores de libertad, igualdad y fraternidad.

Otra vez París sangra, y el resto de Europa llora a su lado. Francia se ha convertido en uno de los principales objetivos de los que creen que existen guerras justas. Europa llora por el golpe recibido en el corazón de sus símbolos más preciados, por el dolor de sus conciudadanos, por la sangre derramada sin sentido, y porque sabe que la próxima vez puede tocarle a ella, a nosotros, a ti o a mi.

Pero París no es sólo un símbolo de nuestros valores occidentales.

Es la capital de uno de los países más ricos de Europa, uno de los componentes del exclusivo club del G8, del que han desterrado recientemente a Rusia.

Es la capital del que fue uno de los imperios coloniales más grandes del mundo, aglutinando, sólo en el continente africano, 34 colonias -entre ellas, se encontraba lo que hoy en día es Siria-, de las que aún conserva 12 territorios.

Francia es uno de los países que más población inmigrante alberga (alrededor de unos siete millones y medio de personas). Es un estado laico donde una mayoría católica convive con más de 5.000.000 fieles del Islam.

Su presidente, junto con la canciller alemana, propuso hacer un reparto de los refugiados siros entre los países de la Unión Europea.

Francia es uno de los 5 países del mundo que más armamento exporta.

Es también uno de los países que está liderando la lucha contra la Yihad. El mismo día de la masacre había enviado a su gran portaaviones a la guerra (sí, parece que ya han admitido que es una guerra) en Siria e Irak. Fue también el país que encabezó los bombardeos en Libia.

El dolor genera odio. El odio genera guerras y las guerras producen más dolor, más odio y más beneficios para la industria armamentística y para todos los intermediarios que se enriquecen por el camino. Genera vencedores que escriben la historia, dibujan fronteras y se reparten cuotas de poder, y vencidos que crecen con más dolor y más odio. Odio que genera guerras…

Anuncios

Un pensamiento en “Círculos malditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s