Elecciones

Muy bueno el debate en El Objetivo en La Sexta, con representantes de los 5 partidos más aventajados según las encuestas. Repreguntando, aportando datos…

Echo de menos la presencia de alguna mujer entre los políticos y me pregunto cómo será posible transitar hacia la igualdad partiendo de semejante hegemonía masculina.

Tampoco la situación es mejor entre los candidatos al gobierno. Todos hombres. Así no vamos a llegar muy lejos, eso está claro.

Los escándalos de corrupción día sí, día no y el de en medio también no es que animen a creer en la política.

Pero la esperanza es lo último que se pierde, y más cuando lo que está en juego es el presente y el futuro de un pueblo.

En esta ocasión tengo claro mi voto. A menos que de aquí al 20 de diciembre ocurra algún acontecimiento lo suficientemente relevante como para hacer cimbrear los pilares de los grandes partidos, voy a votar a la coalición liderada por Alberto Garzón: Unidad Popular.

Por primera vez en mucho tiempo he recuperado la fe en que converjan los programas, las palabras y los hechos. Al menos, cuando hablamos de un partido relativamente clásico. También me gusta el candidato, y ahí reside gran parte del secreto de mi vuelta a los orígenes.

Cada vez me produce más rechazo Pablo Iglesias y su poca educada costumbre de descalificar personalmente a los adversarios, la agresividad de su discurso y su rechazo a converger con otros partidos pequeños, ideológicamente afines.

Cada  vez me da más miedo la buena retórica de Albert Rivera -y de gran parte de su equipo-, por la capacidad que tiene de envolver en bonito papel de regalo grandes bombas de relojería para los que aún creemos en la igualdad social.

De los otros, ni hablamos.

Así que tal vez no sea el voto más útil, pero creo que no voy a caer en la trampa de votar lo que no me gusta por quitarle fuerza a lo que me gusta menos.

Voy a votar al partido y al candidato que más se aproximen a lo que pienso y a lo que siento. Tal vez no sea el camino para cambiar el mundo, pero al menos será el camino para que el mundo no me cambie a mi.

Para las próximas elecciones, dos deseos:

  • Que gane la izquierda, aunque sólo sea para parar este despropósito en el que estamos inmersos desde el 2010.
  • Que la gente vote desde la ilusión, sea a favor de quien sea, y no desde el miedo, contra el que sea.

Amen.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s