Enfados

A veces la Naturaleza se enfada. Alza la voz para hacerse oír y el resto enmudecemos. A fuerza de cotidianidad casi se nos olvida su fuerza, pero basta un día como el de hoy para recordar vívidamente que estamos a su merced.

Viento huracanado, lluvia, objetos que salen volando…

Eso sí, la casa tiene buenos cimientos. De eso no cabe duda. Si abrías una puerta o una ventana entraban las fuertes corrientes de aire y tiraban lo que encontraban a su paso, sí salías al jardín corrías el riesgo de  salir volando tú misma, y de pillarte una pequeña pulmonía, de paso, pero las paredes se han mantenido en pie.

Y otro pequeño gran milagro: en mitad del temporal, otro elemento del jardín se ha mantenido impertérrito: la piscina de plástico. Llena de agua. A rebosar. Pero aún no ha rebosado. Ni siquiera se ha derramado un poquito.

Así que las conclusiones de hoy serían 3:

  1. No somos nadie.
  2. Si viene un tsunami o cualquier otro fenómeno de la Naturaleza, podemos refugiarnos en la Nevera. No nos aísla del ruido ni del frío pero sí de todo lo demás.
  3.  Hemos encontrado el sitio de la piscina. Que por cierto es la piscina de Narnia.

Abríguense que llega una ola de frío. Dicen.

Anuncios

3 pensamientos en “Enfados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s