Hidden

Si no te conociera me atrevería a asegurar que has estado esquivándome. Pero poco a poco parece que vuelves a buscarme. No te voy a mentir, te noto algo distinta. Un brillo de triunfo asoma a veces en tus ojos, y parece que has recobrado parte de la seguridad que habías perdido en la última época. Pero sobre todo, te noto cansada. Quizás es el desgaste inevitable de un maratón que se ha prolongado demasiado, o quizás, como tú dices, sólo es sed de vacaciones.

Sin embargo, sé que hay algo que no me cuentas. Algo trama esa cabeza que nunca desconecta. No te preocupes, no voy a interrogarte. Tienes derecho a tener secretos. El día que te apetezca, me lo cuentas, y si no te apetece hacerlo nunca, también estará bien. Confío en tu criterio.

Mientras tanto, si me lo permites, te confesaré yo el mío…