Floreciendo

Siempre me ha parecido el mes más bonito del año. El que deja, por fin, atrás el frío del invierno, el que hace florecer el gris de las aceras, el que otorga a mi ciudad ese olor tan característico en primavera. Y lo hace sin traer aún el sofocante calor que habrá de imponer su tiranía durante meses.

Algunos días de fiesta y festejos lo acompañan, para que puedas levantar la vista de los libros o del ordenador y darte cuenta de que la vida florece a tu alrededor.

Este año se conmemora un acontecimiento que en su día fue muy importante para la ciudad y para muchas personas que tuvimos la suerte de vivirlo, cuya repercusión ha quedado silenciada por años de abandono y desidia. Quizás sea el momento de devolverle su lugar y de colocar cada cosa en su sitio. De soltar lastres y volver a comenzar.

Fuera llueve, pero por dentro de mi, con permiso del maestro Bécquer…

Hoy la tierra y los cielos me sonríen,                                                                                           hoy llega al fondo de mi alma el sol,                                                                                              hoy me ha leído…                                                                                                                                   me ha leído y le ha gustado…

Feliz primavera.